Día Internacional de las MUJERES RURALES 💜💚💜

¡Feliz Día de las mujeres rurales! AMCA conmemora NUESTRO día sumándose a la Jornada virtual organizada por FADEMUR, haciendo protagonistas (hoy, especialmente) a todas las mujeres que viven y trabajan en el MEDIO RURAL, también en ASTURIAS.

💚💜💚💙💛💙💚💜💚

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

TIEMPO DE RESILIENCIA CAMPESINA se despide desde Aller: Les Martes-Casa Milia (“agroturismo y gastronomía”)

Les Martes-Casa Milia
“agroturismo y gastronomía”

Noelia Alonso Solís, responsable de dos negocios (apartamentos rurales y taller gastronómico) en el Concejo de Aller, es la séptima protagonista de nuestro Ciclo de Entrevista, visibilizando a algunas de las mujeres rurales emprendedoras que son frente al Covid-19 -y seguirán siendo, aunque finalice el Estado de alarma por crisis sanitaria- fiel ejemplo de la resiliencia campesina en Asturias.

Soy Noelia Alonso Solís y estoy al frente de dos empresas familiares: Apartamentos Rurales Les Martes y el Taller Gastronómico Casa Milia, en Llanos y Felechosa de Aller respectivamente. Por la rama paterna, soy la cuarta generación de una familia dedicada a la hostelería y al turismo en la montaña allerana. En 1914 mis bisabuelos fundaron el Mesón Riofrío en la vertiente asturiana del Puerto San Isidro, donde se daba comida y fonda a ganaderos, comerciantes, viajeros y excursionistas. Allí nació mi abuela Emilia, por todos conocida como ¨Milia¨, que junto con mi abuelo Manuel continuó con esa tradición fundando en 1959 el Bar Casa El Rizosu en Felechosa; ya con mis tías y mi padre en 1974 abrieron las puertas del Hotel Restaurante De Torres. Para garantizar el suministro de productos locales de calidad, surge el Taller Gastronómico Casa Milia, lo que constituye la creación de la primera sala homologada en Asturias de tratamiento y despiece de caza. Apartamentos Rurales Les Martes es un pequeño complejo de cuatro apartamentos y una Casa de Aldea situados en Llanos. Nombrados en honor al matriarcado conformado por mi abuela materna y sus tres hermanas, tercera generación de mujeres ganaderas a quiénes llamaban ¨Les Martes¨. Con el objeto de fomentar nuestro arraigo, mi madre abre este pequeño proyecto turístico en 2009, cuyas riendas tomo yo tras su jubilación. Sobre mí diré que tras una experiencia internacional de más de 12 años, que me llevó a trabajar en lugares tan dispares como Tokio, Amsterdam o Londres, decido hace ya 8 años retornar a mi tierra natal para establecerme de nuevo aquí y garantizar la educación y el arraigo de mi hija. Mi paso por Japón, donde  tuve la oportunidad de conocer a fondo su cultura, enriqueció mi visión del mundo y perfiló una perspectiva globalizadora. Gracias a mi capacidad de adaptación pude afrontar varios retos personales y profesionales. Tras 5 años, concluí mi estancia allí trabajando como intérprete para la antigua SRT de Asturias durante la EXPO de Aichi en 2005, aquella fue mi experiencia más bonita en el país nipón. Me permitió valorar  la situación del sector turístico en Asturias, de sus debilidades y fortalezas, de su infinidad de posibilidades sin explorar, siendo entonces cuando empecé a llenar mi cabeza de proyectos para poner en marcha algún día. Luego puse rumbo a Holanda y trabajé en una multinacional tecnológica como responsable en la implantación de soluciones de logística inversa para Asia, Finlandia y Benelux. En Amsterdam nació mi hija, aunque meses después el trabajo nos condujo a Londres de nuevo, donde llegado el momento de escolarizarla primó mi deseo innegociable de proporcionarle una educación en Asturias.

¿Cómo ha influido el Covid’19 en el desempeño de tu proyecto? Opino que cualquier crisis puede ofrecer nuevas oportunidades. Ha supuesto un punto de inflexión a nivel global en mi vida, pero pienso que el balance es positivo. Este tiempo ha servido para reflexionar y redefinir mis metas y prioridades. Lo necesitaba para terminar la web de Les Martes y la tienda online de Casa Milia. También he dedicado más tiempo a redes sociales, a buscar sinergias en mi sector, descubrir asociaciones y dar forma a todas aquellas ideas que llevaban años en mi cabeza y para las que no disponía de tiempo. Y además conciliando con la familia. El impacto económico ha sido negativo en el corto-medio plazo, debido al cese de actividad. Pero también he invertido en  mejoras y ampliación de servicios que espero den sus frutos a la larga con nuevos proyectos.

¿Cuáles son los principales retos a corto / medio plazo en tu proyecto o empresa? En Casa Milia Taller Gastronómico el control de la materia prima y de los procesos productivos, son las garantías de calidad que dan prestigio a nuestra marca. Hemos conseguido llevar nuestros productos a toda España y norte de Portugal por canales de distribución convencionales. Nuestro reto ahora es llegar a través de las nuevas tecnologías, RSE y venta online, para lo que estamos a punto de inaugurar nuestra tienda online para particulares y profesionales. Apostamos por los productos locales con un mensaje muy claro: hecho en casa, hecho con mimo, de manera artesana pero sobre todo de nuestra tierra, de nuestros ganaderos y agricultores. La Ternera Asturiana I.G.P., el gochu asturcelta, la caza de nuestros montes y por supuesto el Corderu Xaldu. Producimos, elaboramos y vendemos nuestras propias elaboraciones y las carnes de una cuidada y exigente selección de productores locales. No somos intermediarios.Conjunto rural Les Martes es un bonito proyecto de Agroturismo cuya misión primordial es ofrecer la experiencia de vivir en  un pedacito paradisíaco de Asturias con talleres de elaboración de pan artesano,  participación en las tareas agrícolas de forma didáctica, pudiendo recolectar verduras para consumo propio, alimentar a las gallinas y recoger los huevos; rutas guiadas de senderismo y montaña con empresas locales; visitas guiadas al Taller Gastronómico Casa Milia,… Pero la implantación de las medidas de seguridad con el menor impacto posible en la esencia del turismo rural será un gran reto sobre el binomio paisaje-paisanaje con el que interaccionan nuestros clientes.

¿Qué cuestiones crees que se necesitan mejorar para que empresas como la tuya resista mejor situaciones críticas como la actual? Pienso que es prioritario garantizar el acceso a una conexión de internet óptima. Durante el periodo de confinamiento ha quedado más que patente la relevancia de tener acceso a la red. Hemos tenido que teletrabajar, asistir a webinars, viodeoconferencias y además proporcionar los mismos medios para el alumnado en etapa escolar. Por otro lado, sería fundamental una respuesta inmediata por parte de la Administración con un paquete de medidas de apoyo más efectivas. En nuestro caso no hemos podido acceder a las ayuda, a pesar del obligado cese de actividad y por una cuestión meramente burocrática.

¿Qué medidas te gustaría que se llevaran a cabo para potenciar el medio rural asturiano? Desde promover la creación de startups hasta apoyo a empresas ya consolidadas para potenciar sus negocios, generar empleo o crear una serie de medidas enfocadas hacia la fijación residencial de familias jóvenes. También me gustaría que la popularizada red ASTURCOM fuese una realidad en toda Asturias. Llevo años luchando por el acceso a esta red, que pasa a escasos metros y parece algo inalcanzable aunque el GITPA nos ha confirmado que para 2020. Ahora tenemos contratados 3 proveedores distintos de internet (ADSL, satélite y 4G) para poder prestar este servicio a nuestros clientes, pero supone un coste elevado.

lesmartesrural casa_milia

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Emprendemos la “nueva normalidad”:Yeguada ALBEITAR (Inmaculada Adeba)

El Proyecto TIEMPO DE RESILIENCIA CAMPESINA promovido desde la Asociación de Mujeres Campesinas de Asturias presenta la sexta Entrevista con la que inauguramos la “nueva normalidad”, una vez cesado el Estado de alarma; con la vista puesta en el futuro afrontamos el Covid-19 ¡al galope! desde la Yeguada Albeitar (ganadería y agroturismo) de mano de Inmaculada.

Soy Inmaculada Adeba Vallina, nací en Avilés, pero  llevo más años viviendo en el campo que los pasados en la Villa del Adelantado. Es curioso, pero el recuerdo más lejano, y uno de los más emocionantes de mi infancia, son unos días de vacaciones que pasamos en Llonín, un pueblecito de Peñamellera Alta, donde mi madre había ejercido de maestra en uno de sus primeros destinos de juventud, invitados por la casa que la hospedaba en aquel tiempo en el que la maestra era la “reina” del pueblo, todo gratitud y respeto, mi madre siempre conservó esa amistad; Toñica tenía gallinas y el que todas ellas acudieran a mi rodeándome y siguiéndome mientras con mi lengua de trapo y mis 3 añitos les decía pita, pita… haciendo volar  los granos de maíz.  Esa sensación de poder llevar a las gallinas tras de mí al grito de pita pita…no la he olvidado aunque pasaron un montón de décadas desde entonces. Me licencié en Biología en la Universidad de Oviedo, y por el destino profesional de mi marido, veterinario rural, nos asentamos en Oneta y formamos una familia. Mi prioridad fue acompañar a  mis hijos  durante su infancia las 24 horas del día, y comencé una actividad empresarial que lo hacía posible, la cría de caballos de pura raza Árabe: la Yeguada Albeitar; actualmente criamos también caballos CDE, destinados a la disciplina de salto. No éramos de aquí y fue todo más complicado, no habíamos heredado tierra, pero pudimos transformar con mucho esfuerzo una finca de toxos y zarzas de 16 hectáreas en una pradera verde, una lucha de titanes en la que nos ayudaron las vacas Asturianas de los Valles, que diversificaron la cría caballar. En estos pastos inclinados, se criaron más de una centenar de potros que están repartidos por todo el mundo  compitiendo y demostrando que Asturias es un vergel para la cría de caballos, un espacio de libertad, temperaturas moderadas,  laderas empinadas, que hacen tendones de acero y caballos muy equilibrados. La comercialización de este tipo de animales hacía que nos visitaran muchos aficionados, y nos lanzamos a otra aventura: la apertura de un hotel rural, comenzó así, otra actividad absolutamente maravillosa.


@hotelyeguadaalbeitar

¿Cómo ha influido el Covid’19 en el desempeño de tu proyecto? Tenemos un proyecto reconocido como innovador pero absolutamente tradicional. Una organización eminentemente familiar y diversificada. El trabajo en las casas de campo y su eficiencia lo resume muy bien el dicho  “No se debe poner todos los huevos en la misma cesta”, nada más alejado del monocultivo  que un Caserío Asturiano, esto nos permitirá resistir este parón dramático del que parece que comenzamos a salir. Si conservamos la salud, no debemos perder el optimismo. En este momento las reservas en el https://hotelalbeitar.com/ crecen con nuestros clientes habituales pero tenemos dificultades para encontrar el personal necesario en la zona.

¿Cuáles son los principales retos a corto / medio plazo en tu proyecto o empresa? Con la especialidad de Agroturismo en  @hotelyeguadaalbeitar recibimos sobre todo familias con niños de espacios urbanos, que se emocionan como yo lo hice y como lo hicieron mis hijos, capitaneando un ejército de gallinas a la orden de Pita, pita…, niños que aprenden a ordeñar, acompañándonos en todas las tareas de la finca al lado de unos padres que recuerdan cómo habían vivido esa etapa maravillosa de tener un pueblo, o ser descendientes de alguien que había disfrutado de la libertad que da el criarse rodeado de naturaleza y siendo parte imprescindible de ella. Nuestros hijos se decantaron por continuar su vida en este espacio, después de su formación, se incorporaron diversificando un poquito más con la Ganadería Albeitar S.C. dedicada a la producción láctea caprina (Granadina-Murciana de rendimiento quesero óptimo y Alpina francesa de alta producción lechera) actualmente 600 cabras-madres y cabritos selectos en unas instalaciones que podrán albergar más de un millar, y también a la cría de ternera de raza Angus. El objetivo es la alimentación de Km cero: de la finca a la mesa. Los cabritos, y pronto la ternera Angus, serán el plato estrella de nuestro restaurante. También trabajan con nosotros un ejército de abejas  que nos regalan su oro líquido: la “Miel de Albeitar” una producción limitada artesana. Crece el pomar, el penúltimo proyecto, pronto haremos sidra. Otra actividad  que estamos implementando está dirigida a los clientes que nos visitan en el hotel: informando desde la sostenibilidad y la sensibilidad hacia el respeto a la fauna salvaje y doméstica. El nuestro es un proyecto de vida y de cultura y tenemos que trasladarla a las nuevas generaciones. La ciudad te da riqueza pero el campo te da valor.

¿Qué cuestiones crees que se necesitan mejorar para que empresas como la tuya resista mejor situaciones críticas como la actual? La vida en el campo nos proporciona un conocimiento al que muchas veces no damos importancia, cualquier ganadero conoce los métodos, los procedimientos, para minimizar enfermedades de rebaños, que se producen sobre todo por la cría intensiva en espacios reducidos, que pueden ocasionar zoonosis. Estamos familiarizados con los procesos de saneamiento para erradicar enfermedades contagiosas que repercuten en la salud animal y humana y también en la optimización de los rendimientos. El campo, como todo en estos tiempos difíciles, tiene que profesionalizarse, optimizar procedimientos, innovar, diversificar. Por otro lado, vivo en una zona alta en Asturias, “de roce” entre la fauna salvaje y la doméstica, los ataques de lobo han hecho inviables varios proyectos con asturcones y cabras bermeyas a pesar de vallado eléctrico y mastines. Son muy necesarias medidas a largo plazo.

¿Cómo crees que influirá esta crisis en la fijación de la población y la reactivación rural? Toda crisis es una oportunidad, y ésta va a producir muchos cambios, las prioridades han cambiado, el medio rural, ya no es un espacio aislado, hay que mejorar infraestructuras, sobre todo digitales. Seguramente muchas familias nos han envidiado tele-trabajando en pisos-dormitorios, sin espacio para ver crecer a sus niños, padres que celebran esta cercanía, el estar en familia, vivirla y frenar el ritmo, habrá niños a los que les costará volver al cole, se han acostumbrado a estar con sus padres. Este frenazo va a tener muchas consecuencias: en el sector turístico se están estableciendo, como nunca antes, redes colaborativas, grupos conectados por tecnologías cotidianas que ya todos manejamos. Se revitaliza y organiza esa necesidad de un mercado de proximidad que permitirá procedimientos más respetuosos y sostenibles. Soy muy optimista, las crisis siempre han sido momentos de incentivar, de estimular, de crear.  hotel_rural_yeguada_albeitar/

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

ENTREVISTA CON ANA ACEVEDO, PRODUCTORA DE FABA ASTURIANA: “La Estela” y “Flor Galana”.

En la quinta entrega de este Ciclo de Entrevistas “Tiempo de resiliencia campesina” AMCA hace protagonista –como paradigma de mujer rural emprendedora, en la difícil crisis frente a la pandemia– a Ana Acevedo, productora de fabas y verdinas que comercializa a través de “La Estela” (y con compango con su marca “Flor Galana”).

Soy Ana Acevedo, formo parte junto con mi marido Sergio, de Fabas la Estela; se podría decir que @FabasLaEstelaAsturias es un proyecto de vida, porque es más que una empresa familiar, de segunda generación. Es una historia de amor, de amor a la tierra, a nuestras raíces, al origen, al trabajo bien hecho, a un producto de calidad y tan arraigado en la sociedad asturiana como son las fabas asturianas IGP y las verdinas, marca de garantía Verdina de Asturias. Comenzamos nuestra andadura en 2004, aunque en realidad nuestro origen está mucho más atrás, en los años ochenta cuando mis padres comenzaron a cultivar fabas y se adhirieron al Consejo Regulador de la IGP faba asturiana, por tanto nosotros sólo continuamos aquello que ellos habían iniciado. A partir de ahí decidimos dar un gran impulso y crecer,  tanto en producción como en calidad, diversificando y comenzamos a producir verdinas dentro de la marca de garantía. Esta filosofía nos llevó a comercializar nosotros mismos la mayor parte de nuestra propia cosecha, a través de  marca LA ESTELA https://fabaslaestela.com/. También vendemos fabas con embutido en lo que se conoce como “preparados para fabada” a través de nuestra marca FLOR GALANA. Tenemos nuestra propia tienda on-line. Recientemente realizamos un proyecto de I+D+i de la mano del centro tecnológico ASINCAR, para optimizar el envasado de alubias frescas, ya que es un formato muy demandado en el mercado, especialmente en el sector hostelero.

¿Cómo ha influido el Covid’19 en el desempeño de tu proyecto? La nueva realidad nos ha afectado de varias formas, por un lado hemos sufrido una gran caída de ventas por el cierre del canal HORECA, uno de nuestros principales clientes. Al mismo tiempo, se produjo un relativo aumento de ventas a través de nuestra tienda on-line, y por tanto cierto aumento de visibilidad; pero este aumento ha compensado sólo un 10% de las pérdidas de venta en el canal Horeca. En cifras totales acusamos una caída importante de ventas. Paralelamente, hemos adaptado protocolos de actuación ante esta nueva situación, se complicó el día a día de trabajo con los empleados, con aumento de costes, derivado tanto de los EPIs necesarios como de la adecuación de las instalaciones a los nuevos protocolos. El rendimiento de trabajo también es menor,  fruto de esta nueva forma de trabajar, pero necesaria por el bien común. Durante los últimos diez años, no hemos parado de invertir en nuestro proyecto y aumentar en producción pero, por primera vez, hemos decidido reducir producción debido a la  incertidumbre. No considero realizar ninguna inversión de las que tenía previstas. Será un año de transición con la vista puesta ya en el  2021.

¿Cuáles son los principales retos a corto / medio plazo en tu proyecto o empresa? El primero poder trabajar con relativa normalidad. A medio plazo nuestro objetivo es posicionarnos como un referente de calidad en nuestro segmento de mercado, y quizá diversificar hacia otro producto agroalimentario o algún servicio a terceros.

¿Cuál es el diagnóstico que haces del entorno rural asturiano ante el Covid19? Lo que nos está salvando de sufrir peores consecuencias en esta pandemia es, por un lado, que somos serios y responsables y hemos cumplido a rajatabla las normas, y por otro, que nuestro aislamiento intrínseco  nos separó de los principales focos de contagio.

¿Qué cuestiones crees que se necesitan mejorar para que empresas como la tuya resista mejor situaciones críticas como la actual? La estructura socioeconómica actual y las entidades que la sustentan tienen que dar respuesta a la difícil combinación de familia y trabajo para pequeñas empresas familiares como la nuestra, en las que la línea que separa ambos aspectos es tan difusa. En mi caso la conciliación familiar, con hijos menores y padres mayores a mi cargo, está siendo un reto diario, y no veo que se esté intentando dar respuesta a ello desde las instancias oportunas. Por otro lado, se debe apostar por los productos agroalimentarios de calidad (como el nuestro) para afianzarlos en el mercado, desde todos los canales comerciales para que, en embates como los actuales, estén bien posicionados y resistan mejor el impacto de situaciones críticas.

¿Cómo crees que influirá esta crisis en la fijación de la población y la reactivación rural? Creo que esta disyuntiva que nos ha tocado afrontar ha hecho que como sociedad valoremos ciertos aspectos que las últimas décadas se estaban olvidando, como es la libertad, la tranquilidad, la relación con la naturaleza, la calidad de lo que comemos y otros muchos aspectos que se sitúan en esa línea, y ha puesto de manifiesto todos los defectos de la sociedad urbana hipermasificada. Así mismo ha materializado el teletrabajo, que en muchos casos se mantendrá, lo que posibilita hacerlo en cualquier lugar con buena conexión a internet. La suma de todos estos factores, inevitablemente y afortunadamente, creo que retornara a “lo rural” a mucha gente asqueada de los defectos de una sociedad urbana distópica como la actual, unos sólo como residentes, otros además como campesinas y campesinos.

¿Qué iniciativas o medidas te gustaría que se llevaran a cabo para potenciar el medio rural asturiano? Tener infraestructuras como una conexión a internet de calidad, tan necesaria hoy para desarrollar cualquier actividad económica. Una apuesta decidida por diversificar actividades, especialmente en agroalimentación, potenciando la calidad del producto y con una clara apuesta desde las instituciones. Promocionar el sector agroalimentario como tractor económico del medio rural. Que los servicios tanto públicos como privados, fueran equiparables a los que se disfrutan en entornos urbanos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

4ª Entrevista: YOLANDA SUÁREZ, titular de la empresa EL PUERTO y socia fundadora de la cooperativa PRINCIPADO BERRIES.

El Proyecto de AMCA “Tiempo de resiliencia campesina” continúa durante la desescalada frente a la pandemia con una nueva estrevista a una mujer emprendedora del medio rural asturiano; en esta ocasión desde “El Puerto, pequeños frutos” en Valdés.

Soy Yolanda Suarez  Martínez, titular de la empresa agrícola EL PUERTO, PEQUEÑOS FRUTOS. Fue una circunstancia desafortunada relacionada con la salud de mi pareja, lo que nos impulsó hace ya veinte años a dejar la cuidad, mi cuidad,  y  emprender  un nuevo proyecto en el medio rural por aquel entonces totalmente novedoso. En el año 2000 empezamos con una plantación de varios tipos de frutos silvestres o frutos rojos, como frambuesas, grosellas, moras y fresas y  arándano,  que con el paso de los años hemos ido seleccionando según su viabilidad y rentabilidad y actualmente solo nos dedicamos en exclusiva al cultivo del arándano que complementamos con la explotación de unas colmenas. En la actualidad una parte mayoritaria de nuestra producción se comercializa a través de la Cooperativa  PRINCIPADO BERRIES, de la que somos socios fundadores junto a otros productores. Fruta que vendemos a comercializadoras mayoristas que la colocan en los lineales de los supermercados  españoles  y de países europeos. Pero otra parte de nuestra producción, aunque admito que es más pequeña de lo que me gustaría, la vendemos en la finca junto con la miel de nuestras colmenas.

¿Cómo ha influido el Covid’19 en el desempeño de tu proyecto? En principio, hasta el día de hoy, no ha repercutido  gran cosa. Nuestra actividad tiene dos partes bien diferenciadas: tenemos la época de invierno (desde noviembre a mayo) donde nuestro trabajo  son labores del campo que realizamos nosotros y para  las que no necesito contratar operarios, por tanto las medidas de confinamiento sufridas repercuten mínimamente  en el mismo. En resumen, sólo hemos tenido pequeños inconvenientes a la hora de proveernos de algún producto que necesitamos puntualmente y que solventamos de forma distinta a la habitual. La otra parte, es la época de verano donde se realizará la recolección, y para ello necesitamos contratar mano de obra. Creo que con las medidas de higiene que ya teníamos implantadas en la finca, debido a los distintos protocolos de calidad en los que estamos registrados, unido a que podemos garantizar la distancia de seguridad entre los trabajadores recogiendo los frutos,  no habrá ningún problema.

¿Cuáles son los principales retos a corto / medio plazo en tu proyecto o empresa?Uno de nuestros principales retos a corto plazo es la comercialización de nuestros arándanos en nuestra Comunidad Autónoma, y con eso no me refiero sólo a la venta directa en finca, que siempre será minoritaria y que funciona con “el boca a oreja”, sino a la venta de nuestros arándanos a las fruterías, tiendas de alimentación y pequeñas y medianas cadenas  de la región. Apostando por una diferenciación de los arándanos producidos en Asturias de los que no lo son, y priorizando el arándano producido aquí  del que llega de afuera. También sabemos que ese tipo de medidas como potenciar el producto local o de kilómetro 0 no solo depende de nosotros , y por supuesto que necesitaríamos un buen “empujón” por parte de la Administración en estos temas, no solo con buenas palabras y propósitos que  proporcionen titulares en los medios de comunicación sino con hechos concretos, como  “ primando” u ”obligando” de alguna forma a  las cadenas que operan en Asturias a proveerse de producto local y controlando que, cosas que ocurren ahora como que, en los lineales de algunos supermercado asturianos haya arándanos, por ejemplo , cultivados en Asturias pero con el sello de calidad de otros lugares porque de Asturias salen sin etiqueta alguna, siendo la cadena de distribución quien les pone su sello y etiqueta el producto; ésto no debe permitirse. También necesitaríamos de la Administración más agilidad a la hora de la tramitación y concesión de ayudas pues en estos momentos la excesiva burocratización hace que los tiempos se dilaten tanto que a veces te ves obligada a renunciar a ellas.

¿Cuál es el diagnóstico que haces del entorno rural asturiano ante el Covid19? Creo que en el entorno rural en general, no sólo el asturiano, se han  llevado mejor las medidas de confinamiento que  en  los entornos urbanos. El aislamiento, que desde siempre ha sido el gran “inconveniente“ de los núcleos  rurales frente a las ciudades, esta vez ha jugado a nuestro favor haciendo que ese confinamiento sea más llevadero por el simple hecho de que estamos más habituados a ello, no hay más que ver la cantidad de pueblos con poquísimos vecinos que hay en Asturias y en otras provincias. Solo espero que esta “crisis” haga reflexionar a algunos de lo importante que es dotar de buenas infraestructuras  de todo tipo, pero sobre todo a nivel de comunicación (internet, telefonía etc.) a los núcleos rurales   para que  podamos disfrutar de las mismas oportunidades que tienen en las zonas urbanas.

Para concertar VISITA: 617409427 / 600481353

Vendemos en la propia finca miel y arándano fresco recién recogido en campaña (desde  mediados de junio a noviembre) y congelado, durante todo el año. Si queréis visitar la finca, “EL PUERTO, PEQUEÑOS FRUTOS”. CHOURO S/N, VILLANUEVA DE TREVÍAS – 33780 VALDÉS / ASTURIAS: Tfnos.- 617.40.94.27 y 600.48.13.53.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

PHYSALIS ECOLÓGICOS, protagonistas de la 3ª Entrevista de “Tiempo de resiliencia campesina”.

 

La tercera Entrevista del Proyecto promovido por AMCA para visibilizar el papel de las mujeres emprendedoras en el medio rural asturiano -especialmente durante el difícil momento que nos ha sobrevenido con la pandemia del coronavirus- nos lleva al concejo de Ribadesella junto a Nieves Martínez Iglesias, propietaria de Golden Berry Alea “la ecofruta dorada: http://www.berryalea.com

3 IMG-20200525-WA0007

golden@berryalea.com

Soy Nieves Martínez Iglesias, propietaria de una plantación de physalis ecológicos única en Asturias, el nombre de mi empresa es Golden Berry Alea. Está situada en Alea una pequeña aldea de Ribadesella con unos treinta habitantes en los meses de invierno. Tras el estrés al que te somete vivir y trabajar en la ciudad, decido regresar al pueblo al fallecer mi padre. Tenía claro desde el principio que mi actividad sería en ecológico. Y surgieron los physalis…

3 II IMG-20200525-WA0004

@goldenberryalea

¿Cómo ha influido el Covid’19 en el desempeño de tu proyecto? En un principio esta situación trastocó un poco la venta directa que habitualmente realizamos en el Mercado Ecológico de Gijón y que supone un gran volumen de mercado, sin embargo con el paso de los días las tiendas de barrio comenzaron a hacernos pedidos y también notamos un aumento de los pedidos a través de nuestra tienda online. Además hubo un aumento de plataformas de venta online de productos asturianos en las que también fui parte activa y nos ayudó en la comercialización, plataformas como “productosdeaquí”…Creo que lo interesante en estas situaciones es unirse y estar lo más visible posible en las redes. Buscar plataformas de venta de productos frescos o de elaboración artesanal puede servir para dar un empujón a las ventas particulares.

¿Cuáles son los principales retos a corto / medio plazo en tu proyecto o empresa? Este año había pensado ampliar la plantación, mi idea es seguir con el proyecto, ya que la demanda que tengo tanto de la fruta fresca como de las mermeladas y purés es alta, y la cosecha pasada se me quedó corta, dejando a muchos clientes desabastecidos. Además también estamos probando en la elaboración de un zumo de physalis, que si todo sale bien, pronto lo tendremos en el mercado. También estoy terminando la obra de una casa rural enfocada al agroturismo asociada a la plantación.

¿Cuál es el diagnóstico que haces del entorno rural asturiano ante el Covid19? Afortunadamente, si hay algo que ha quedado claro de la situación que estamos viviendo es que la gente que vivimos en el entorno rural somos unos privilegiados.  Si en muchas ocasiones, la zona rural nos resta oportunidades ante otras situaciones, esta vez hemos sido, en algunos aspectos, unos afortunados y hemos disfrutado de muchas de las ventajas que otros desearían. La gente de la zona rural estamos perfectamente adaptada a vivir aislada y a saber sobrevivir sin las grandes superficies comerciales o las grandes aglomeraciones de las calles comerciales. Creo que lo único negativo es que muchas veces las personas que dictan las leyes no entienden de las diferencias territoriales, pero nada que no se pueda solucionar en un futuro.

¿Qué iniciativas o medidas te gustaría que se llevaran a cabo para potenciar el medio rural asturiano? En esta situación que estamos viviendo hemos comprobado que muchas veces tanta burocracia es un grave problema para la gente del campo, hemos comprobado que es posible flexibilizar esa burocracia y dar facilidades para que el sector agrario pueda seguir funcionando normalmente. Pues bien, eso es algo fundamental para el desarrollo del medio rural, la burocracia es excesiva en algunos aspectos. Muchas veces, quienes somos titulares de ganaderías o de plantaciones agrícolas tenemos que perder mucho tiempo para la gestión de trámites ante la administración. Se dice que es necesario fijar población o facilitar el acceso a internet y tener buena conexión, pero a mi entender, además de todo eso tenemos que facilitar a la gente seguir en la zona rural, flexibilizando alguna normativa en construcción o rehabilitación de la vivienda y en la de naves agrícolas o ganaderas. Pienso que sobre todo es necesario, facilitar la renovación generacional y apoyar a la juventud con ayudas para el inicio de la actividad. Veo también fundamental potenciar la conciliación familiar manteniendo la educación en la zona rural, así como favorecer la plena integración de las mujeres al mercado laboral.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

“Tiempo de resiliencia campesina” (2): EL SENTIR DE BRAÑA, Miriam Gutiérrez.

AMCA prosigue su Proyecto “Tiempo de resiliencia campesina” durante el Estado de alarma -ante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus- con la Entrevista a Miriam Gutierrez de “El sentir de Braña”: carne de casa 

2 Miriam Gutierrez El sentir de Braña (1)

@Elsentirdebrana           www.elsentirdebraña.es

Soy Miriam Gutiérrez de El Sentir de Braña. Es una empresa que trata de recuperar la calidad y el sabor de la ternera de antaño. Tenemos como base la ganadería familiar en Llanos de Aller. Criamos terneros de la raza autóctona Asturiana de los Valles, al aire libre y de forma natural avalados, por supuesto, por IGP Ternera Asturiana que garantiza que los terneros que comercializamos son nacidos, criados y sacrificados en Asturias. Vendemos la carne directamente al consumidor final en packs variados en tamaño y composición, adecuándolos así al consumo de distintos tipos de hogares, para que las personas que quieran disfrutar de la carne de siempre, la de “casa”, ya no necesiten comprar un ternero entero y tenerlo un año en el congelador. Todos los meses les podemos llevar su pack el mismo día del despiece.

2 Miriam Gutierrez El sentir de Braña (2)¿Cuáles son los principales retos a corto / medio plazo en tu proyecto o empresa? Si el crecimiento actual mantiene su tendencia, y puesto que industrializando la ganadería este proyecto perdería su esencia, el objetivo a corto plazo es tejer una red de ganaderos locales con nuestra misma filosofía de cebo y bienestar animal para poder satisfacer una demanda en ascenso, favoreciendo  las pequeñas explotaciones familiares del medio rural asturiano a través de la cooperación y colaboración de todos los eslabones de la cadena.

¿Cómo ha influido el Covid’19 en el desempeño de tu proyecto? Tras la declaración del Estado de Alarma, y dado el nivel de incertidumbre de ese momento decidimos posponer unos días el reparto más próximo previsto. Nos informarnos en profundidad para establecer los protocolos que garantizaran tanto la seguridad alimentaria como la de nuestros clientes en los repartos. Nos afectó tanto por la situación familiar de las personas que participamos en el proceso (conciliación con niños y mayores dependientes) como por la dificultad de adquirir EPIs y materiales imprescindibles para la actividad. El confinamiento ocasionó un mayor consumo de alimentos para cocinar en los hogares, por lo que nuestras ventas crecieron exponencialmente. Además  la entrega a domicilio que veníamos realizando desde el inicio del proyecto se vio favorecida por las necesidades actuales.

¿Cuál es el diagnóstico que haces del entorno rural asturiano ante el Covid19? Creo que ante esta situación de extrema gravedad que estamos viviendo, se ha evidenciado la importancia del Pequeño Comercio, de los productos de cercanía y de toda la producción agroalimentaria, además de la salubridad de un estilo de vida rural. También ha evidenciado que la posibilidad del Teletrabajo es real y efectiva y  por tanto, vivir en el medio rural no está reñido con muchas profesiones cuya localización física no tendrá tanta importancia. El campo asturiano, durante tanto tiempo denostado, saldrá fortalecido de esta situación, como no podría ser de otra manera, y el campesinado recuperará el reconocimiento que se merecen por su profesionalidad y saber hacer.

 

¿Qué iniciativas o medidas te gustaría que se llevaran a cabo para potenciar el medio rural asturiano? Desde luego no tengo una receta mágica pero pienso que, sin duda alguna sería imprescindible la conectividad real en cualquier punto de Asturias y que ésta fuera garantizada de forma continua, independientemente de cualquier tormenta o nevada,  para que todas tengamos las mismas oportunidades. De esta forma no solo se posibilitaría el comercio online de muchos productos artesanos o agroalimentarios, sino que también facilitaría el teletrabajo como opción válida y por tanto el mantenimiento o incremento de la población rural. Desde mi humilde opinión hay puntos clave, que quienes nos gobiernan ya habrán considerado, como por ejemplo: ofrecer facilidades burocráticas y urbanísticas para atraer o consolidar empresas que potencien el empleo local y con compromiso de permanencia, deslocalizar algunas entidades públicas, buscar la desestacionalización aprovechando que la tendencia turística es hacia el rural, etc. Y por supuesto, volver a dotar al medio rural de los servicios públicos que se le han ido mermando tanto a nivel asistencial como de transporte público, educativo, sanitario,… y que son a la vez causa y consecuencia de la despoblación.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Mujeres campesinas ante el COVID-19: “Resiliencia del mundo rural”

Portada BLOG Resiliencia

INFORME Instituto de la Mujer

En el actual contexto de emergencia sanitaria, y con el país en Estado de alarma, la Asociación de Mujeres Campesinas de Asturias (AMCA) ha decido ensalzar la resiliencia campesina [*] a través de una serie de entrevistas a mujeres emprendedoras del medio rural. Quienes integramos AMCA sabemos que no existe una vida dura, sino momentos difíciles -es una manera diferente, consciente y optimista de ver el mundo en el que vivimos – y queremos compartir en estos adversos momentos el Proyecto TIEMPO DE RESILIENCIA CAMPESINA. Conscientes de nuestras potencialidades y limitaciones afrontamos los retos que nos presenta la pandemia del COVID-19 para visibilizar la experiencia vital (personal y profesional) de algunas de las campesinas emprendedoras de Asturias.

[*] La resiliencia es la capacidad que nos permite afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas y salir fortalecidos de ellas. Las socias de AMCA también buscamos la ayuda de las demás y el apoyo social porque atravesamos un suceso traumático y ello nos ayuda a superarlo como mujeres unidas y asociadas.

Iniciamos este Proyecto con la primera Entrevista a Cecilia Fernández, de CASA BARTUELO “agro-ganadería”: @casabartuelo www.casabartuelo.es

1 casa Bartuelo

Soy Cecilia Fernández de Casa Bartuelo. Somos una casería tradicional asturiana situada en el entorno del Cabo Peñas. Nos dedicamos a la agricultura y la ganadería. Por una parte, cultivamos faba y verdina (dentro de la IGP Faba Asturiana) y hortalizas como acelga, berza, repollo, judía, lechuga, tomate…etc.  En ganadería criamos ternera y vacuno mayor de la raza Asturiana de los Valles (también dentro de IGP ternera Asturiana y Marca de Garantía de Vacuno MayorVenta online: https://www.casabartuelo.es/tienda/

¿Cuáles son los principales retos a corto / medio plazo en tu proyecto o empresa? La creación de marca propia y la comercialización directa de nuestros productos.

¿Cómo ha influido el Covid’19 en el desempeño de tu proyecto? Inicialmente supuso una bajada en la actividad y en las ventas, pero revisamos las medidas de prevención y protección.  Hemos recuperado la actividad, coincidiendo con la llegada de la primavera y la necesidad de preparar los terrenos para la siembra.

Como emprendedora ¿has modificado, adaptado  o incorporado items nuevos de actuación en tu empresa? En comercialización, se han resentido principalmente los productos destinados a la hostelería, como el vacuno mayor, la faba y la verdina. Buscando nuevas oportunidades, hemos creado recientemente “La Tiendina on-line” orientada tanto al consumidor final como a la hostelería.

¿Qué se necesita mejorar para que empresas como la tuya resista mejor situaciones críticas como la actual? En el medio rural, es y será fundamental, fijar población, para lo cual se necesita mantener (o incrementar) el empleo. Tenemos que analizar las oportunidades de negocio y facilitar que l@s emprendedor@s  puedan llevarlas a cabo. En cualquier caso, es imprescindible un acceso a internet de calidad porque, sólo así, se puede estar informada, conectada con clientes, colaboradores,… de todo el mundo y romper esa barrera de aislamiento que ha condenado a tantos pueblos. Nadie irá a un sitio desde el que no se puede comunicar bien.

¿Cómo crees que influirá la actual situación en la población y reactivación rural? Puede ser un buen momento porque quizá después de esta crisis más personas potencien y practiquen el consumo local, la cooperación vecinal o las relaciones de proximidad que contribuirán a dinamizar los proyectos en el medio rural.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

8M20, con M de mujeres (rurales)

Mujeres: motor del futuro rural.

FB_IMG_1583614391435

[Foto: Pilar Serrano]

Por  la sostenibilidad del medio rural y el mantenimiento de la población en nuestros pueblos: ¡igualdad de derechos para las mujeres (rurales)!

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Homenaje ABUELA CAMPESINA 2019, 26 de octubre: Dª Gloria Tejón Suárez, de Pola del Pino (Aller).

IMG-20191022-WA0004

Screenshot_20191022-071555~2

GLORIA TEJÓN SUÁREZ
Pola del Pino, Aller.
ABUELA CAMPESINA 2019
Las vacas y los nietos son las dos pasiones de Gloria Tejón Suárez, la Abuela Campesina del año 2019. Gloria es una mujer menuda, guapa y tan ligera de movimientos como de expresión, que para nada aparenta sus 86 años de vida. Se sigue ocupando cada día de sus dos queridas vacas…. Y de los xatinos; cuida del perro de su nuera; cocina para la familia; viaja siempre que tiene ocasión con sus hijas; está al tanto de la actualidad política y, sobre todo, es la matriarca de una gran familia formada por sus hermanos Celso y Ramona y sus correspondientes hijos y nietos.
Gloria tiene luz y alegría en la mirada y muestra una fuerte personalidad a través de su voz. Su aspecto y gestos no aparentan para nada que ha pasado la mayor parte de sus 86 años de vida trabajando duramente, dedicada al cuidado de la familia, el trabajo del campo y el bar, la “Casa Vega“, en la que dio de beber y comer a los cientos de clientes que sabían dónde podían encontrar los potajes más deliciosos. Es risueña y transmite optimismo. Puede que la experiencia de una dura infancia y las trágicas circunstancias que vivió su familia en los años de la Guerra Civil y posguerra, la hayan ayudado a convertirse en una mujer positiva y valiente.
El padre de Gloria se llamaba Aurelio Tejón y era natural de Cuérigo, concejo de Aller. La madre, Jerónima Suárez, era de Pola del Pino, la Pola Vieya. Allí comenzó la pareja su vida en común, con la esperanza de tener más suerte que sus padres y poder vivir con más tranquilidad y desahogo. ¡Qué poco imaginaban la historia tan dramática que les iba a tocar vivir, de la que fueron víctimas todos ellos! También Gloria, que con apenas cinco años vivió la terrible experiencia de despertar en medio de la noche por el ruido de unos golpes en la puerta. La madre trabajaba en el campo, el padre era cantero… no estaban metidos en política. Pero en la Asturias de la posguerra todo podía pasar y tres hombres armados con rifles no dudaron en sacar a Aurelio de la cama para “llevarlo a declarar” a Collanzo. Su madre, cogió a la nena del brazo y seguir a su marido por los caminos, hasta que este le dijo: “Da la vuelta, Jeroma, que yo no hice nada”. Y Jerónima se volvió a casa para no volver a dormir tranquila nunca más.
Gloria recuerda esta historia con mucha entereza. Su hermano Celso ya había nacido y la madre estaba embarazada de Ramona. Al padre lo llevaron a la cárcel de Oviedo y un año después, recibieron la noticia de que lo iban a trasladar al penal de Burgos y que le habían condenado a la pena de muerte. ¿Por qué?, decía Jerónima, que se sobrecogió al saber que la razón de la condena era “vivir con una mujer a mal vivir y tener los hijos sin bautizar”. ¿Ellos? Si estaban casados por la iglesia, los nenos bautizados, todo en orden. “Envidias, malos quereres”, piensa Gloria que fueron las razones.
Comenzó una nueva etapa, con Aurelio en el penal de Burgos. Jerónima entregó los documentos, fue a visitar a su marido y aunque no lo pudo tocar y ni siquiera hablar, por señas fue ella la que, en esta ocasión, le tranquilizó. “Todo se va a arreglar”, le dijo con gestos. Poco después le conmutaron la pena de muerte por una condena de 6 años de trabajos forzados en las minas de wolframio de Silleda (Galicia), donde los penados vivían en barracones. Las temporadas en las que Jerónima iba a ver a su marido, dejaba a los nenos con los abuelos paternos, pero también una vaca para que pudieran beber la leche caliente, y pación para alimentarla. Gloria recuerda a su güelu, que era muy bueno con ellos. También recuerda la algarroba que comían, y como echaban de menos a sus padres.
Cuando Gloria tenía 10 años, enfermó de anemia. ¿Qué podían hacer, sin dinero, ni medicinas? La madre la llevó con ella a Galicia, y allí visitaron la consulta de un médico que trabajaba rodeado de tarros de cristal, en cada uno de los cuales flotaba un “bicho”. ¡Gloria nunca olvidará la impresión que le produjeron! Pero el remedio que le recetó fue “mano de santo” y Gloria pudo expulsar lo que le estaba haciendo tanto daño.
La infancia fue pasando y cuando su padre pudo regresar de Galicia, era aún joven pero también muy anciano. Pocas opciones había más que seguir trabajando en la mina… aunque con libertad. La madre hacía lo mismo que el resto de las mujeres: atender a su familia y al trabajo de la hacienda. Gloria, la mayor de los tres hermanos, ayudaba en todo lo que podía, sobre todo en el cuidado de los pequeños. La anemia no remitía, así que cuando tenía 12 ó 13 años, la enviaron a Villanueva del Campo, en “Castilla”, donde su tía trabajaba de casera en una propiedad. Allí fue donde Gloria empezó a coger afición de verdad al ganado, no solo a las vacas sino también a a esas ovejas “churras” que tan buena lana daban. “Fueron buenos años”, dice Gloria.
Gloria trabajaba e incluso, colaboraba en actividades de estraperlo, pero siguió siendo una nena hasta los 16 años, cuando ya estaba de vuelta en Pola del Pino. Hasta los 17 no acudió a una romería y como era una moza guapa, pronto empezó a tener varios pretendientes. Sin embargo, Gloria tenía “los pies en el suelo” y sabía que debía elegir a un mozo que fuera, sobre todo, listo, que supiera echar las cuentas y evitar las calamidades. De todos los que la rondaron, hubo uno en el que se fijo de forma especial. “Pepe Vega ye el que me convién”, pensó la joven Gloria, y empezó a cortejar con un mozo que, además de listo, era también guapo.
Gloria y Pepe se casaron en Pola del Pino, cuando ella tenía 23 años. Fue un convite de pueblo, sencillo, con 30 invitados. El novio ponía la carne, ella el resto. No hubo viaje de novios y al mes pudieron alquilar una vivienda, donde vivieron seis años, hasta que lograron comprar una tierra en la que construyeron una casina. La vida del matrimonio estuvo marcada por el trabajo. Él era minero, ella ganadera. Criaba xatos y uno siempre era para casa, para que sus hijos pudieran comer carne fresca y se criaran sanos. La salud y la educación de los hijos eran las principales preocupaciones de Gloria, que se sacrificó para mandarlos al colegio y que estudiaran. La mayor, Manuela, nacida en 1956, estuvo interna en un colegio en Oviedo. La segunda -de 1962- y y el tercero -nacido en 1965- quedaron cerca, pero todos ellos valían para estudiar, y Gloria tenía muy claro que necesitaba ganar más dinero. ¿Cómo lo iban a hacer? Gloria lo tenía muy claro, y como no la asustaba el trabajo, decidió poner un bar en la casa.
En “Casa Vega”, Gloria dio de comer y beber a miles de mineros, cazadores, médicos, ganaderos. El café, los potajes, los guisos… todo estaba exquisito, aunque tuviera que levantarse a las tres de la mañana para tenerlo todo listo. Por supuesto, Gloria seguía siendo ganadera, y cada día esperaba puntual la llegada del camión de Lagisa que recogía la leche. Así, entre “vasos”, “raciones” y “bidones de leche”, Gloria ganó el dinero suficiente para pagar las carreras y estudios de sus hijos y, aunque no iban de vacaciones ni tampoco tenían tiempo para el ocio o el descanso, junto a su marido pudo vivir la satisfacción de ofrecer a sus hijos las oportunidades que ellos no habían tenido.
Gloria se había dado de alta en el Régimen de Autónomos y, cuando cumplió 65 años, pudo jubilarse del bar. Echaría de menos las charlas con los clientes, por supuesto… pero también ganaría tiempo para poder dedicarse a sus vaquines. El primer viaje de vacaciones que recuerda fue a Ledesma, en Salamanca, donde fue a tomar los baños con su marido y hermanos, inaugurando una tradición que a día de hoy sigue manteniendo, en la que los hermanos Gloria, Celso y Ramona se juntan con su primo Manolo, para disfrutar del relax del balneario. ¡Bien merecido lo tienen!
Gloria tuvo cuatro nietos, que son su orgullo y pasión. “Lo mejor del mundo”, dice la Abuela. Les ayudó con sus estudios y vivió muy pendiente de sus esfuerzos y sacrificios para terminar las carreras y empezar a trabajar. Precisamente, la estancia de su nieto mayor en Berlín fue el motivo de que montara en avión por primera vez, y ¡qué bien lo pasó! Fue en compañía de sus dos hijas, mientras el hijo quedaba al cuidado de Pepe, ya mayor y un poco delicado. En 2016 repitió viaje y, en esta ocasión, visitó Londres con los hijos, el nieto y la nuera. Ese mismo año, el ayuntamiento de Aller le concedería la distinción de “Ganadera del Año”, lo que la hizo sentir inmensamente feliz.
El presente de Gloria sigue siendo muy activo. Tiene la casa como una patena y, entre recuerdos de una vida muy intensa, sigue dirigiendo el timón de la familia. Ve la Sexta y se lamenta de que los políticos de hoy no están a la altura de lo que necesita la sociedad. ¡Hay muchas cosas que solucionar, no pueden perder el tiempo en discusiones! Cocina cada día y cuando prepara los “callos especiales de su casa”, llena de comensales la espaciosa mesa del comedor. Cose -como hizo siempre- en una vieja máquina que aún funciona a la perfección. Cría sus dos vacas, la Lucera y la Gallarda, a las que alimenta con la harina molida por ella misma. ¡Así dan esos xatos tan guapos!. Sobre todo, vive pendiente de los 4 biznietinos -Lucía, Marcos, David, Pelayo- a los que se acaba de sumar la pequeñina, Alicia, en cuyo semblante dulce, tranquilo y relajado encuentra Gloria compensación por todo el trabajo y sacrificio que tuvo que hacer en su vida.

 

IMG-20191022-WA0005

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario